La cultura empresarial: ¿una palanca importante para el compromiso laboral?

La cultura empresarial: una palanca importante para el compromiso laboral

Más que una moda, la cultura empresarial se ha convertido en un tema central de RRHH para cualquier empresa, mientras que a principios de la década de 2010 todavía se consideraba un «pequeño extra».

¿Sabías que el 88% de los empleados jóvenes considera importante estar en sintonía con la cultura de su empresa?

Sin embargo, hoy en día, el 69% de los empleados no cree en los objetivos culturales de sus líderes, mientras que el 87% ni siquiera los entiende y el 90% no está alineado con estos objetivos en sus comportamientos, según un estudio de Scielo.

Además, una cultura empresarial fuerte y compartida no sólo atrae y retiene a los jóvenes talentos, sino que refuerza el compromiso de los empleados, independientemente de su edad o su posición.

Exploremos juntos los retos y el impacto de la cultura corporativa en el compromiso de los empleados en el trabajo.

Índice

Los fundamentos de la cultura empresarial y su impacto en el compromiso laboral

Crear una cultura corporativa distintiva para que cada empleado se sienta parte de un todo

La cultura de una empresa es sobre todo lo que une a todos los eslabones humanos de la empresa. También le hace único como empresa. Valores, mitos, rituales y símbolos conforman esta cultura. No dejes a nadie fuera. Todo el mundo merece sentirse parte del gran plan de tu empresa.

¿Y dónde se origina la cultura de una empresa? Necesariamente desde la visión de los líderes, que tienen la tarea de institucionalizarla.

«La cultura no es un conjunto de valores que se pegan en una pared. No es lo que se dice en los discursos y reuniones. Ni siquiera es lo que crees. Es lo que haces y quien eres.» Ben Horowitz​

Adaptar los valores de la empresa a su misión (y luego difundir estos valores)

Acabamos de hablar de los valores, y en eso consiste precisamente la cultura corporativa: en los compromisos de la empresa. Ten cuidado de no elegir los mismos valores que todo el mundo: innovación, espíritu de equipo, integridad… ¿Quién podría defender algo distinto a estos valores de sentido común?

Vuestros valores deben estar vinculados a vuestra historia y a la visión del equipo fundador.

Entender cuáles son estos valores y articular la vida y el trabajo de la empresa en torno a ellos es el mayor reto de la cultura empresarial. Una vez que se han explicitado, sólo queda anclar esta cultura en los procesos y crear una cultura de gestión de equipos que convierta a todos en actores y comprometa a todos en el trabajo.

La difusión de estos valores puede hacerse de varias maneras, desde seminarios hasta talleres, pasando por eslóganes, carteles o mantras.

Establecer ritos y rituales para reforzar la cultura de la empresa

La cultura empresarial no atrae a los empleados por arte de magia, sino que es un proceso que implica ritos y rituales. Estos pueden adoptar muchas formas: ritos de cortesía, de celebración, de iniciación, de integración, de paso, de reparto, de evaluación, de valorización, etc.

La reunión de equipo, por ejemplo, es un conocido ritual de gestión de equipos y el lugar ideal para infundir la cultura de su empresa. No es necesario ir a la oficina para reunirse, las videollamadas permiten conectar con compañeros y cuidar los vínculos entre los equipos remotos.

Básicamente, son las experiencias idénticas que comparten todos los empleados las que los unen bajo la bandera de una única cultura corporativa.

Tenga en cuenta una palabra: scripting.
Esta es la clave para transformar cada rito y ritual en una herramienta de difusión de la cultura empresarial.

Ahora que se han sentado las bases y que poco a poco se está dando cuenta del impacto de la cultura corporativa en el compromiso de los empleados, es el momento de profundizar en este vínculo.

La guía práctica para utilizar la cultura corporativa como palanca para desarrollar el compromiso en el trabajo

¿Cómo podemos garantizar que todo el mundo se sienta a gusto en la empresa?

Una cultura empresarial satisfactoria es aquella en la que se reconocen los talentos ideales de la empresa. Puede ser divisiva, pero debe atraer sobre todo al empleado objetivo.

Un empleado comprometido es un empleado que está alineado con su empresa… más precisamente, alineado con la cultura de su empresa (y sus misiones y valores, por supuesto).

Cuando hablábamos antes de unir a los empleados bajo una misma bandera, el objetivo era, por supuesto, definir la mejor manera de establecer una cultura fuerte, pero también es, y sobre todo, la solución más eficaz para impulsar el compromiso en el trabajo.

Cuidado, esto no es un truco efímero: involucrar a los empleados a través de la cultura corporativa es una estrategia profunda, sostenible y a largo plazo.

La co-construcción de la cultura corporativa, un esfuerzo de equipo

Los fundadores, la dirección, los mánagers y los equipos contribuyen a la evolución de la cultura de la empresa y a su adaptación: es un proceso permanente e infinito. 

Pero no todos tienen el mismo papel en este proceso. Para que la cultura corporativa cumpla su propósito de involucrar a los empleados, debe provenir de los niveles más altos de la empresa: el equipo fundador. Si los líderes no encarnan ante todo su cultura, ésta tiene muy pocas posibilidades de implicar a los equipos en su dirección. 

El siguiente paso es conseguir que los equipos se impliquen en encarnar y aplicar esta cultura a diario. Esto aumentará su sentido de pertenencia y el orgullo de pertenecer a la empresa.

Co-construir la cultura de la empresa es una actividad desafiante, gratificante y atractiva para los empleados. ¿No es esa la definición misma del término «compromiso»? 

Entonces, ¿cómo transformar la cultura corporativa en una cultura del compromiso?

Es un hecho sencillo: el compromiso de los empleados en el trabajo marca la diferencia entre la supervivencia y el éxito. Así que, en lugar de aspirar a una cultura corporativa fuerte como objetivo final, deberíamos centrarnos en una cultura de compromiso exitosa.

Después de todo, ¿no es la misma ambición?

Descubre cómo podemos ayudarte a mejorar el compromiso de tus empleados.

Mejora la satisfacción laboral