Las características de los equipos de éxito en una empresa

crear equipos de éxito en una empresa

Detrás de cualquier empresa exitosa hay un equipo humano que trabaja para que así sea. Destacamos la palabra equipo porque todos sabemos que individualmente es mucho el trabajo que realizamos, pero es cuando lo hacemos en equipo que tenemos la clave del éxito.

Sin embargo, crear un buen equipo de trabajo no siempre es sencillo, ya que hay que conocer cuáles son las características fundamentales que debe tener, además del modo en el que se van a gestionar objetivos, tareas y comunicación. 

Si se consigue formar un equipo exitoso, los pronósticos para la empresa mejoran, ya que muchos estudios apuntan a que el capital humano es el que hace grandes a las empresas, y no al revés. 

Lejos han quedado los triunfos de una persona; en la actualidad es gracias a la cooperación y al trabajo común de sus empleados que muchas empresas triunfan.

En este artículo compartimos contigo las claves para construir equipos y, en consecuencia, empresas de éxito.

Índice

¿Qué es un equipo de éxito?

Un equipo de éxito siempre está formado por un grupo de personas que entienden el trabajo como cooperación y cohesión, buscando siempre qué aportar para hacer al equipo más fuerte en lugar de qué hacer para destacar individualmente.

Las empresas en la actualidad ya no buscan a la persona con más formación o con una lista más larga de experiencias profesionales, sino que el enfoque está en encontrar personas que sepan trabajar en equipo. 

Además, un buen equipo marca la diferencia dentro del mundo empresarial; solo hay que mirar la gran cantidad de negocios y entidades que pusieron el foco en crear, estructurar y gestionar equipos de éxito y a partir de ese momento sus resultados han mejorado.

Las características de un equipo de éxito son principalmente la comunicación y la colaboración. Como un gran barco, cada empleado rema en la misma dirección, aportando su fuerza para llegar antes y mejor a la meta final. 

¿Cuáles son las características de un equipo exitoso?

Objetivos comunes

En lugar de fomentar que cada empleado persiga sus propias metas y trabaje única y exclusivamente por ellos, los mánagers deben potenciar y marcar objetivos comunes, mejorando así la colaboración entre los empleados, no su competición.

Los objetivos no solo tienen que ser comunes, sino también transparentes para que así cada empleado pueda consultarlos o incluso dar ideas para optimizarlos.

New call-to-action

Buena comunicación

Sabemos lo importante que es sentir que pertenecemos a un equipo, algo que se consigue cuando la comunicación es fluida. Todos los empleados deben sentir la confianza y la seguridad de poder hablar y aportar su opinión, y también tener el respeto y la predisposición para escuchar la de sus compañeros. Solo así se crean sinergias y se resuelven conflictos incluso antes de que estallen.

Motivación y colaboración mutuas

Querer alcanzar los mismos objetivos genera un ambiente de apoyo que el mánager debe seguir favoreciendo dentro del equipo. De este modo, los empleados reconocen las fortalezas de sus compañeros y lo que aportan al equipo, a la vez que las suyas también se valoran. La pregunta ya no es “qué puedo hacer yo” sino “qué puedo aportar yo”.

Líder fuerte

Aunque en los equipos de éxito la estructura es horizontal, no vertical, es muy importante que haya un mánager que marque las directrices, que delegue y en el que los empleados puedan confiar.

Retroalimentación

Todos los empleados deben sentirse seguros para dar y recibir feedback, ya que así se mejoran resultados, se aceptan otras opiniones y se corrigen errores de manera conjunta y con la ayuda del equipo.

Un buen método para hacerlo es a través de entrevistas y cuestionarios rutinarios que permitan a los empleados valorar su desempeño laboral y también el de sus compañeros. El mánager luego podrá analizar estos datos y tomar las medidas necesarias para el bien del equipo.

Kit-5-modelos-de-formulario-listos-para-tus-managers

¿Cómo crear un equipo de trabajo?

Una vez conocemos las características de un equipo de éxito, es momento de crearlo.

Además de estas particularidades, hay otra serie de criterios que ayudan a que este proceso se convierta en algo más que juntar a varios empleados con tareas y objetivos similares en una misma habitación y esperar que sepan trabajar juntos.

En el nuevo paradigma empresarial no es suficiente con formar parte de un mismo departamento, sino que el equipo debe estructurarse para que cada empleado contribuya al cumplimiento de los objetivos comunes.

La tarea primero de recursos humanos y luego la de los mánagers es gestionar la colaboración y la comunicación entre todos los miembros del equipo. Para ello, deben tenerse en cuenta las competencias y/o habilidades de cada empleado y cómo estas suman al proyecto conjunto del equipo.

Crear un equipo de trabajo basado en las competencias

Las competencias son el conjunto de capacidades que tiene un empleado para poder adaptarse al trabajo que va a desempeñar dentro de la empresa y del equipo.

No solo es importante qué ha estudiado o lo prestigiosa que era su universidad, los mánagers deben fijarse también en las competencias que lo hacen perfecto para un rol concreto dentro del equipo.

El departamento de recursos humanos, junto al mánager del futuro equipo, debe marcar aquellas competencias deseables para cada puesto, prestando atención también a las carencias del equipo, para así iniciar un proceso de selección efectivo.

Aunque según el puesto a cubrir, el empleado deberá tener unas competencias u otras, si el objetivo es formar un equipo de éxito, deben priorizarse las comunicativas.

Crear un equipo de trabajo basado en las habilidades blandas

Dentro de las habilidades de cada empleado encontramos las habilidades duras (los conocimientos técnicos para hacer un trabajo) y las habilidades blandas, que son mucho más generales, personales y no responden a una técnica aprendida como puede ser “manejo profesional de un software”.

Las habilidades blandas nos permiten desarrollarnos profesionalmente dentro de un equipo pero para que así sea, el mánager debe conocerlas, priorizarlas, valorarlas y potenciarlas.

Si queremos crear un equipo de éxito, es importante conocer las necesidades y las características del grupo y encontrar a un empleado que aporte sus habilidades para hacerlo más eficiente. El objetivo es conseguir un equipo diverso en el que todas las habilidades básicas estén cubiertas por diferentes empleados.

¿Cuáles son los beneficios para la empresa de tener equipos de trabajo exitosos?

Un equipo eficiente no solo asegura su propio triunfo, sino también el de la empresa. Motivación, productividad y autopercepción son tres de los muchos parámetros que mejoran cuando el equipo se crea para ser un éxito y trabaja como tal. 

Por estas razones son cada vez más las organizaciones que están poniendo todos sus recursos en crear equipos óptimos, ya que los resultados obtenidos benefician tanto a la empresa como al equipo y al empleado.

Al potenciar la cooperación también se genera transparencia, por lo que los empleados están al tanto de los objetivos comunes del equipo, integrándose mejor en la cultura de la empresa y sintiéndose alentados a participar con su trabajo en ella.

Las empresas por su parte ven cómo los objetivos se cumplen con mayor rapidez y destreza, ya que ahora es un grupo cohesionado de empleados los que trabajan para alcanzarlos mientras que antes eran personas que compartían un despacho las que lo hacían.

Otra de las grandes ventajas de crear un equipo exitoso es que este funciona también a distancia, algo muy positivo si tenemos en cuenta la tendencia actual hacia el trabajo en remoto. No estar en el mismo lugar ya no es un problema porque a la hora de estructurar el equipo se valoran aquellas competencias y/o habilidades necesarias para garantizar el éxito en diferentes modelos de trabajo.